Arte de Internet y las instituciones artísticas

21 May 2013, por taxonomedia en Recursos, Reseñas Proyectos

En ocasión de las 14º Jornadas de Conservación que cada año organiza puntualmente el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) en Madrid, y en el cual presentamos junto con Lino García la ponencia “La silenciosa desaparición del new media art”, tuve el placer de escuchar a Gema Grueso.

Gema, egresada del Magíster en Conservación que co-organizan el Reina y la Universidad Complutense de Madrid, expuso su tesis de maestría que gira entorno a la relación del arte de Internet con las Instituciones Artísticas. Le agradecemos la inciativa de escribir unas líneas que resumen su proyecto para taxonomedia, y que podrán leer a continuación. Los animamos a hacerlo y, sobre todo, a visitar el website de su investigación. Es un gran aporte al tema, y con él se rompe momentáneamente el silencio meditativo de taxonomedia, ¡pero por una buena causa!

Le dejo la palabra a la autora:

Arte de Internet y las instituciones artísticas” es un proyecto final de investigación del Magíster en Conservación y Restauración de Arte Contemporáneo, reflejado también en una plataforma en línea y en una presentación en las 14º Jornadas de Conservación de Arte Contemporáneo celebradas en febrero en el MNCARS. Cuando se trata de hablar de arte de Internet o net art, lo complicado es apartar primero las preconcepciones y los prejuicios. Porque se habla de net art como si la tecnología y su relación con la sociedad fuese igual que en los ’90. Entonces sería difícil concebir una instalación con conexión a Internet en un museo o galería cuando los módems eran telefónicos, iban a 56 kbps y hacían más ruido transfiriendo datos que la potencia que alcanzaba el pcspeaker para proyectar el audio de la obra. La sociedad aún no asimilaba la inmaterialidad aunque ya se usaran tarjetas de crédito y se hicieran compras sin usar moneda física.[/two_col_33_66_col2]

Ha llegado el s. XXI y aceptamos con naturalidad muchos productos “inmateriales” en nuestro consumo habitual. Nadie escucha música desde un CD, los reproductores de DVD o BluRay se sustituyen por discos duros multimedia o smart TV conectadas directamente a Internet, para leer se usan iPad, tablet o e-reader y todo el mundo sabe cuánto cuestan estos productos de consumo y dónde conseguirlos. La inmaterialidad y la conectividad ubicua se han vuelto naturales y a veces imprescindibles en nuestro día a día.

¿Por qué entonces debe el arte permanecer anclado a un modelo físico de distribución y consumo?

Los primeros net artistas, los pioneros del período heróico, ya entendían la forma de comunicación que les brindaba el primer Internet. De hecho, algunos de ellos dejaron de hacer obras para Internet porque consideraban que cualquier tipo de material que se subiera a la red ya igualaba la trascendencia de sus propias creaciones. ¿Qué tiene de excepcional ahora crear un proyecto que use los potenciales de la red?

En mi opinión ya es hora de que se normalice este tipo de manifestación artística, de que se reconozca su valor, el mérito de proyectos visionarios que muchas veces han sido precursores de los usos posteriores que han brindado a todos los usuarios las grandes corporaciones. Ellos abrieron el camino a lo que Internet hubiera podido ser si hubiésemos sido capaces de verlo antes de que se convirtiera en puro negocio.

¿Cabe ahora preguntarse qué es una obra de net art? ¿O qué se adquiere cuando se compra net art? ¿O cómo se valora una obra inmaterial? ¿O cómo se expone incluso? Estas son preguntas antiguas para las que sólo hace falta voluntad de contestar. En este estudio se pueden encontrar este tipo de preguntas y algunas soluciones que se han venido dando desde diferentes ámbitos y proyectos. En el sitio también se han recogido todos los recursos encontrados a lo largo de la investigación para servir de nodo de conexión de toda esa información disponible. Además está abierto a participación y pretende ser un espacio de reflexión sobre el tema.

Gema Grueso

DÉJANOS TU OPINIÓN